Todos creemos en la venida de nuestro Señor Jesucristo, por lo tanto, también creemos que nuestro cuerpo, alma y espíritu deben ser guardados irreprensibles.